25 jul. 2010

ETA afirma que "Euskal Herria está a las puertas de un cambio" y se muestra dispuesto a superar "el conflicto armado"

Advierte, no obstante, de que los "caídos" de ETA no han dado su vida "para que continúe la imposición"

ETA ha afirmado este sábado en la localidad vasco francesa de Ciboure que "Euskal Herria está a las puertas de vivir un periodo de cambio para poder recuperar su propia voz" y se muestra dispuesta a superar "el conflicto político y armado por vías justas y democráticas". A través de un comunicado leído en un homenaje al activista de la banda muerto Jon Anza, la banda advierte, no obstante, que los "caídos" de ETA no han dado su vida "para que continúe la imposición", según publica en su edición de hoy el diario 'Gara'.

Gara informa de que, en el acto, las intervenciones "más significativas" fueron las de miembros de ETA y una representante del conjunto de la izquierda abertzale. Según relata el diario vasco, tres personas con el rostro tapado con pañuelos blancos, ataviados con txapela y vestimenta oscura, en el que se veía el escudo de Euskal Herria y el anagrama de ETA, subieron a la tarima poco después de comenzar el acto, cuando éste se desarrollaba sin la asistencia de medios de comunicación.

La información señala que dos de ellos portaban un gran anagrama de la organización armada, que posteriormente dejaron al lado de la fotografía de Anza, y el tercero leyó un comunicado en el que, en su parte final, hizo mención expresa a "las expectativas políticas y sociales abiertas" en los últimos tiempos.

Gara apunta que la banda armada lanzó un mensaje para animar a la ciudadanía vasca a "actuar con la ambición de ganar", así como a "tener la esperanza y también la determinación" para tomar parte activa en "la lucha por la libertad de Euskal Herria". "Hoy más que nunca, el futuro está en manos de los ciudadanos y ciudadanas vascos", asevera ETA.

En el mensaje, que se convirtió en un alegato de "reconocimiento" a Anza y "todos los caídos en la lucha", la banda atribuyó a su "sacrificio" que el pueblo vasco cuente hoy "con las bases y condiciones mínimas" para seguir siendo un pueblo, y que "hayan fracasado los intentos de sometimiento".

"Sabemos lo que ha costado llegar hasta aquí, pero ahí está el resultado fructífero de la lucha llevada a cabo hasta ahora: Euskal Herria está a las puertas de vivir un período de cambio para poder recuperar su propia voz. Hoy es una opción que se siente cerca y que es posible lograr", manifestó.

Tras instar a los estados español y francés a que "depongan la amenaza de las armas hacia este pueblo y se atrevan a escuchar y respetar su palabra", mostró su disposición a superar el "conflicto político y armado, por vías justas y democráticas", aunque advirtió que "ni Jon (Anza) ni el resto de caídos en la lucha, han dado su vida para que continúe la imposición".

"actuar con iniciativa"

Posteriormente, una representante de la izquierda abertzale afirmó que "los tiempos que vivimos no son tiempo de resistir, no son tiempos para permanecer en la mera resistencia; son tiempos de actuar con iniciativa, para ganar, de una vez por todas, la palabra y la decisión para Euskal Herria", manifestó.

En ese contexto, recordó que la izquierda abertzale "ha llevado a cabo en los últimos meses un largo y profundo debate, y ha tomado sus decisiones", pese a la situación de "acoso e intoxicación que ha tenido que padecer, con intentos de provocar incluso una escisión". "No lo han logrado, ni lo lograrán", apostilló.

Asimismo, manifestó que "el nerviosismo del enemigo" y abogó por activar a "la izquierda abertzale de siempre, una izquierda abertzale plural", que "une a diferentes organizaciones", y que sabe "mantenerse firme en sus decisiones" tras realizar "intensos debates".

"Vamos a por ello, desde la activación del pueblo. Vamos a romper los muros de la situación de excepción y de negación, y vamos a ganar la autodeterminación. Ha llegado la hora de recoger el fruto de 50 años de lucha. Ha llegado la hora de recoger la cosecha sembrada por el compromiso militante de Jon y otros cientos de compañeros", concluyó.

No hay comentarios: