22 ago. 2010

REBROTE DE LA KALE BORROKA


REBROTE DE LA KALE BORROKA

Los radicales desoyen la llamada de la izquierda abertzale y trasladan la kale borroka a Bilbao

A juicio de Iñaki Azkuna, la quema de ocho contenedores supone que "no quieren unas fiestas en paz"  Iñaki Azkuna comprobó en persona los daños causados por los radicales en el barrio de Santutxu, donde una furgoneta quedó completamente calcinada. (Foto: efe)

Bilbao. Los llamamientos de la izquierda abertzale tradicional parecen no haber calado entre los radicales. La apuesta por una vía estrictamente política, alejada de cualquier conato violento que pueda enturbiar, desvirtuar o, simplemente, echar al traste la nueva hoja de ruta de la izquierda ilegalizada, no sirve a este sector del MLNV, que en la madrugada de ayer volvió a desautorizar a los posibilistas al protagonizar una nueva oleada de sabotajes. Y ya no hay dudas de que los ataques tienen todos los visos de estar perfectamente planificados, como si alguien dentro de ese mundo opaco hubiera tocado a rebato para elevar la tensión, y que ésta se haga patente en las calles. En esta ocasión, la kale borroka se trasladó a Bilbao. A pocas horas de que arranque Aste Nagusia, que inundará durante nueve jornadas de un clima festiva la capital vizcaina, un grupo de desconocidos quemó ocho contenedores entre el barrio de Santutxu y el Casco Viejo, una acción que provocó daños a catorce vehículos estacionados en las inmediaciones, uno de los cuales quedó completamente calcinado.

Como si se tratara de un efecto dominó, Bilbao se suma a la lista de localidades que en las últimas dos semanas han registrado ataques callejeros, tras los sabotajes de Zarautz, Zalla, Andoain, Azkoitia y Gasteiz. Y el futuro cercano no anima a ser optimistas, ya que hoy comienza la Semana Grande bilbaina, evento marcado en rojo por el Departamento de Interior del Gobierno vasco, que teme que los radicales aprovechen las fiestas para hacerse notar. El consejero Rodolfo Ares aseguró hace unos días que la Ertzaintza va a redoblar la seguridad para que no se registren sabotajes, y ayer, desde su Departamento, no dudaron en subrayar que con el último ataque de kale borroka "queda patente" el intento de "grupos radicales abertzales" de hacerse presentes mediante la violencia callejera en el marco festivo y en el periodo estival, en general.

Y en torno a las fiestas de Bilbao, que esta tarde vivirán el txupinazo, la tensión lleva planeando desde hace semanas. La negativa del Ayuntamiento a que las comparsas Kaskagorri -relacionada con los movimientos juveniles de la izquierda abertzale-, Txori Barrote -vinculada con el colectivo de presos políticos vascos- y Komantxe puedan instalar sus txosnas (las dos primeras fueron sancionadas por mostrar fotos de reclusos de ETA durante la pasada edición de Aste Nagusia), ha provocado el plante de Bilboko Konpartsak, que el próximo miércoles colgará el cartel de cerrado durante toda la jornada. Una protesta pacífica, que Interior y el propio Consistorio bilbaino temen que sea la excusa de los radicales para seguir con la escalada violenta.

El propio alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, ha lanzado en los últimos días mensajes a la calma y a la buena convivencia en fiestas. Algo que repitió ayer al leer la declaración que el pleno consensuó para condenar "con toda rotundidad" los sabotajes registrados de madrugada en las calles Zumarraga, Kalamua, Fika y Ronda. "Esta gente no quiere las fiestas en paz y vuelven a las andadas", subrayó el primer edil, tras señalar que estos actos, además de intimidar a la población y ponerla en riesgo, "suponen atentar contra la convivencia y el deseo de paz" de la sociedad bilbaina.

Exigencia de una condena

Como ha ocurrido en la última semana después de que se hayan verificado que los sabotajes registrados en diferentes puntos de la CAV obedecen a la kale borroka, las llamadas a la izquierda ilegalizada para que condene los actos de Bilbao no se hicieron esperar. El mismo Departamento de Interior, en el comunicado en el que dio cuenta de los daños causados en Santutxu y el Casco Viejo, instó "a los que se proclaman públicamente dirigentes de la izquierda abertzale" que los condenen de forma clara y sin ambages.

Precisamente, dirigentes de la izquierda abertzale de Bilbao fueron cuestionados sobre los ataques durante una rueda de prensa en la que denunciaron el modelo festivo de Aste Nagusia. Su portavoz, Borja Sarrionaindia, tras pedir a los ciudadanos que no caigan en las "provocaciones de Ares" durante las fiestas, no quiso valorar el último ataque de kale borroka y se limitó a suscribir la valoración que el miércoles realizó este movimiento sobre la violencia callejera. En esa ocasión, la izquierda abertzale expresó "su apuesta inequívoca por la utilización de vías exclusivamente políticas y democráticas. Cualquier acto que rompe esta estrategia se sitúa fuera de la misma". EA, por su parte, pidió ayer el cese de estos ataques, "vengan de donde vengan", ya que intentan torpedear "la ilusión generada".

No hay comentarios: