21 abr. 2010

Un vigilante del Metro de Madrid será juzgado por una agresión.

Un vecino de Leganés denunció a dos empleados de seguridad de metro tras ser pegado en la estación de Puerta del Sur


El juicio de faltas contra un vigilante de seguridad de metro acusado de agredir a un viajero, vecino de Leganés, ha sido suspendido esta mañana. El magistrado del juzgado de primera instancia e instrucción número 1 de Alcorcón ha decidido, tras ver el vídeo de las cámaras de seguridad y el parte del forense, ha decidido transformar el caso en un juicio por delito, dada la gravedad de las lesiones que sufrió la víctima.


La agresión se produjo la noche del 8 de noviembre de 2009, cuando el agredido regresaba con su esposa de celebrar el segundo aniversario de boda. Un vigilante de seguridad impidió que un joven utilizara el ascensor para hacer el trasbordo en la estación de Puerta del Sur, en Alcorcón. El vecino de Leganés salió en su defensa, tras lo cual se produjo una agresión en la que participaron otros empleados de vigilancia. "Mi marido recibió golpes por todas partes y tuvo que estar de baja más de dos meses", explicó la esposa del agredido.


Fuentes de Metro informan de que en aquella agresión estuvieron implicados dos vigilantes y que los dos fueron despedidos, aunque hoy sólo se juzga a uno de ellos, informa Efe. En el parte de seguridad de los sucesos de aquella noche y que contiene la versión de los agentes implicados, éstos aseguran que entraron cuatro personas a la estación en aparente estado de embriaguez y que a la hora de darles el alto para que no entraran se produjo el altercado. Una vez que Metro tuvo constancia del hechos, porque se personó Policía Nacional y Municipal, la empresa se puso a disposición de los juzgados para darles el material y la información de que disponía.


Fuentes de Metro informan de que en aquella agresión estuvieron implicados dos vigilantes y que los dos fueron despedidos, aunque hoy sólo se juzga a uno de ellos, informa Efe. En el parte de seguridad de los sucesos de aquella noche y que contiene la versión de los agentes implicados, éstos aseguran que entraron cuatro personas a la estación en aparente estado de embriaguez y que a la hora de darles el alto para que no entraran se produjo el altercado. Una vez que Metro tuvo constancia del hechos, porque se personó Policía Nacional y Municipal, la empresa se puso a disposición de los juzgados para darles el material y la información de que disponía.


Este no ha sido el único incidente en el que se ha visto involucrado el personal de seguridad de Metro. El 22 de abril del 2008, un viajero grabó en vídeo la secuencia en la que dos vigilantes agreden a un pasajero por no tener consigo el billete. El 25 de marzo de 2009 una lectora de este periódico envió otro vídeo , en este caso, se trataba de una agresión por parte de los vigilantes que pretendía echar del Metro a una pareja con síntomas de embriaguez.



No hay comentarios: