4 jun. 2010

Cuando pensamos en un detective privado ...

Cuando pensamos en un detective privado, creemos que son como los de las películas o las novelas y que los trabajos que realizan son los denominados temas familiares. Desde los años 80 hasta la actualidad esta profesión ha sufrido un notable cambio, sobre todo debido a las nuevas tecnologías y por el tipo de servicio que prestan. Si en la década mencionada los trabajos que se hacían eran mayoritariamente en el ámbito familiar –“asuntos de faldas”-, actualmente el abanico, tanto en el campo privado como en el empresarial, han aumentado los distintos servicios.

Los servicios ahora se han ampliado y consisten en saber qué hacen nuestros hijos cuando salen del domicilio: drogas, alcohol, compañías, problemas de anorexia…

Las empresas han pasado de los “informes de solvencia” al control de las bajas laborales, medidas de contraespionaje, informes pre-laborales, localización de morosos, controles de calidad, prevención de estafas y un sin fin de servicios que se nos puedan ocurrir. Hoy nos vamos a centrar en la recuperación de automóviles de alta gama y no tan alta.

Nos acompaña, para hablarnos de las distintas modalidades de sustracción de vehículos, Benito García, detective privado con licencia 955.

- ¿Por qué hace hincapié en el número de licencia?

Los detectives en España estamos regulados por la Ley de Seguridad Privada, y una vez realizados los estudios de detective privado, cumpliendo unos requisitos, el Ministerio del Interior nos asigna un número de licencia que junto con el carnet profesional nos habilita para poder trabajar en el territorio español.

- ¿Desaparecen muchos vehículos?

Más de los que nos pensamos. Es un bien que suele tener salida en los mercados negros y a pesar de los distintos gobiernos y las empresas automovilísticas, las medidas de seguridad se pueden falsificar. España es además el paso de África hacia el resto de Europa. Los robos y falsificaciones de mafias organizadas en España tienen un recorrido muy corto, ya que la Policía y la Guardia Civil cuentan con unidades especializadas y con unos éxitos notables, no hay nada más que ver las estadísticas de recuperaciones. En el caso de que se tenga noticia de que se trata de bandas organizadas, la investigación la realizan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Quiero apuntar, como anécdota, que según las estadísticas se ha pasado de sustraer el Opel Kadett al BMW X5.

- Entonces, ¿un detective qué trabajo desempeña?

Nuestros clientes además de los particulares, son los concesionarios, compañías de seguros, empresas de alquiler de vehículos y las empresas de renting. Es importante en este tipo de robos que los afectados pongan la denuncia en las comisarías o en los cuarteles de la Guardia Civil, y con la misma inmediatez, cuando corresponda, comunicárselo al detective para iniciar la investigación, este es nuestro trabajo: la localización.

- ¿Cómo se llega a la localización de estos vehículos?

Es complicado y una ardua tarea. Hay que utilizar un sexto sentido, con la experiencia adquirida, y una buena dosis de contactos. Realizar un buen estudio de la zona, sin olvidar las estadísticas. Este método de trabajo nos lleva a poder determinar dónde se encuentran los vehículos. No todos son de alta gama, por lo que el mercado de compra-venta ilegal se amplia. El tipo de vehículo nos puede ir señalando el camino del que lo ha sustraído. También se producen auto robos: el propietario esconde el automóvil, hace la denuncia y transcurridos unos meses la compañía de seguros le da la indemnización. Pasan unos meses más y el automóvil aparece, por lo que la compañía de seguros se tiene que quedar con él.

- ¿Cuál es la diferencia entre la desaparición de uno u otro tipo de automóvil?

Aunque hemos visto recientemente en la prensa a unos aluniceros que empotraban un Mercedes contra un escaparate para realizar el robo, lo normal es que desaparezcan coches más pequeños para realizar otros pequeños robos o en algunas ocasiones carreras.

Actualmente, la crisis trae una doble vertiente: por un lado las empresas de alquiler y renting y por otro el usuario. Como comentábamos, la crisis ha hecho que desaparezcan empresas del sector del alquiler y renting, que son absorbidas por otras, pero el cliente conocedor de esta situación se hace el loco y continua con el coche hasta que se le reclama judicialmente. Argumentan que han ido a devolverlo y la empresa había desaparecido.

Otra modalidad es el alquiler para realizar robos o transportar droga. Según lo alquilan ponen la denuncia, esconden el coche en una nave y transcurridos unos meses les dan salida para realizar los delitos. Los coches de alquiler suelen tener buen aspecto, por lo que no llaman la atención y se mueven sin apenas levantar sospechas.

En otras ocasiones se alquilan determinados vehículos para sustraer la documentación del mismo y de unos “buenos papeles” cambiar los datos que interesan y así poder sacar el automóvil fuera de España.

- ¿Hay alguna otra razón por la que se contrate a un detective?

En el caso de los automóviles, hay que decir que estamos en España, la picaresca y el ingenio se agudizan y últimamente hemos hecho varios casos a una empresa de alquiler de coches. Varias personas solicitan un coche, exigen una marca y modelo determinado, que tenga pocos kilómetros, pasa un día y lo devuelven. Dicen que el coche no funciona bien, o llaman al servicio de grúa para que lo lleve a la central. El engaño, fraude o sustracción está en que cambian las piezas originales por otras más usadas. Cuando realizamos la investigación, curiosamente los que han alquilado un determinado coche son propietarios de uno igual y si no son ellos, en el círculo de amigos o en el resto de la familia hay uno. Continuamos con la investigación, si no tenemos la información de que ellos mismos han sustituido las piezas. Hay que localizar el taller donde se ha hecho, se llega al final y se comunica a la empresa.

- ¿Está centrado sólo en este tipo de investigaciones?

No es el único campo de actuación. También realizamos controles de las bajas laborales, localización de personas y control de lesionados. Las compañías de seguros y las mutuas patronales no se casan con nadie.

No hay comentarios: