28 jun. 2010

Vigilante apuñalado la noche del viernes al sábado en un colegio de Pío XII permanece hospitalizado en estado grave.

Lunes, 28 de junio de 2010

El vigilante apuñalado la noche del viernes al sábado en un colegio de Pío XII permanece hospitalizado en estado grave, aunque en las últimas horas ha experimentado una evolución favorable. Según explicó ayer a este periódico José Manuel Jiménez, hermano de la víctima, el vigilante continúa con ventilación mecánica y sedado y ha sido sometido a una serie de pruebas. "Se encuentra estable dentro de la gravedad. Parece que el corazón está respondiendo y es posible que lo vayan despertando en las próximas horas. Hoy estamos un poco más esperanzados que ayer", expuso el hermano de la víctima.

Francisco Javier Jiménez Fernández, de 36 años, fue apuñalado en el corazón por un delincuente al que sorprendió robando en el colegio de educación infantil y primaria (CEIP) Pío XII alrededor de las doce y media de la noche del viernes al sábado. El vigilante, que pertenece a la empresa de seguridad privada que tiene adjudicado el servicio de vigilancia de los colegios, se disponía a hacer su ronda nocturna junto con un compañero cuando vio que la puerta del centro estaba abierta.

Una vez dentro, los vigilantes se encontraron con dos delincuentes que habían entrado a robar. Cada uno de los trabajadores de seguridad trató de detener a uno de los ladrones. Antes de ser apresado, uno de ellos atacó con un arma blanca al vigilante que se disponía a detenerlo y salió huyendo. El otro empleado soltó al delincuente al que tenía ya retenido y auxilió a su compañero malherido. La rápida intervención de este hombre, José Luis Cantonero, fue clave para salvar la vida a Francisco Javier Jiménez, al que llevó a toda velocidad al hospital Virgen Macarena. En el complejo hospitalario, el vigilante herido fue sometido a una operación de urgencia, ya que tenía dañado el ventrículo derecho y había perdido mucha sangre durante el traslado.

La Policía Nacional continúa buscando a los autores de esta agresión. Durante el fin de semana, agentes de la unidad científica han estado tomando muestras en el colegio para tratar de identificar a los delincuentes. A la hora de cierre de esta edición, ninguna persona había sido detenida aún en relación con estos hechos. La Policía está investigando también cómo entraron los ladrones en el centro, puesto que la puerta no estaba forzada y aparentemente no había ninguna ventana rota.

No hay comentarios: